Beneficios médicos y de entretenimiento de la investigación cerebro-computadora

La adopción de la tecnología de interfaz cerebro-computadora en los auriculares de realidad virtual y el contenido de juegos podría convertirse en realidad gracias a la financiación y la investigación de la E.U en las que participa la Universidad de Cambridge.

Estos beneficios se sumarían al despliegue en la rehabilitación de lesiones cerebrales y en la comunicación remota para individuos sanos, dicen los investigadores.

El equipo del Laboratorio de Bioelectrónica del Departamento de Ingeniería de la Universidad de Cambridge ha obtenido una inversión del Consejo Europeo de Innovación (EIC) para desarrollar microelectrónica moderna para mejorar la calidad de la señal de una nueva generación de BCI menos invasivas.

El proyecto de colaboración titulado MITICS – Transporte mixto iónico y electrónico en polímeros conjugados para bioelectrónicas – involucra a socios industriales y otras cinco universidades y se encuentra entre las 58 tecnologías novedosas de alto impacto que se financiarán en el marco de Horizonte 2020, el programa de investigación e innovación de la E.U, después de haber sido seleccionado por el piloto EIC.

La interfaz cerebro-computadora (ICC) es una tecnología emergente que interpreta los patrones de actividad cerebral formando una vía de comunicación directa entre el cerebro y un dispositivo externo.

Las ICCs representan una tecnología prometedora para restaurar la pérdida de funciones después de una enfermedad o lesión neurológica, por ejemplo, y tienen usos tanto en rehabilitación como en entretenimiento / juegos, pero el potencial de las ICC se ha limitado debido a una compensación entre invasividad y rendimiento.

MITICS tiene como objetivo lograr un cambio revolucionario mediante la introducción de una nueva familia de transductores (un dispositivo que convierte la actividad cerebral en señales eléctricas), un componente central de las BCI, con una mejor calidad de señal en comparación con los electrodos salientes.

Mediante el uso de transistores electroquímicos orgánicos impresos (OECT), MITICS desarrollará una plataforma de transductor amplificador biocompatible y altamente sensible para ICC menos invasivas y de mayor duración.

Esta nueva tecnología mecánicamente flexible y personalizable conducirá a que se recopilen señales significativamente más ricas más lejos del cerebro.

El profesor George Malliaras, profesor de tecnología Prince Philip, dirige un grupo interdisciplinario de científicos, ingenieros y clínicos en el Laboratorio de Bioelectrónica de la Universidad de Cambridge.

Su grupo fue el primero en usar transistores para registrar la actividad cerebral y ahora, a través de su participación en MITICS, el grupo continuará sus esfuerzos en esta área probando los dispositivos en roedores.

El profesor Malliaras dijo: “Esta investigación es necesaria para garantizar que el campo de las interfaces cerebro-computadora (ICC) no se quede atrás. MITICS tiene el potencial de producir un cambio revolucionario en la capa sensorial que mejora la calidad de la señal.

“Esto, junto con la adopción de procesos de impresión que permitirán diseños personalizados y menores costos de fabricación, significará que la tecnología puede estar disponible para la población en general y los pacientes, a escala.

“Su impacto se generalizará tanto en la industria médica como en la del entretenimiento, por ejemplo, en la rehabilitación de lesiones cerebrales y en la comunicación remota para personas sanas, como la adopción de la tecnología ICC en los auriculares de realidad virtual y el contenido de juegos”.

• Imagen cortesía del Departamento de Ingeniería de la Universidad de Cambridge

Para acceder a fuente y/o más información haga clic aquí

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *