Brazos robóticos controlados por «cerebro»

La búsqueda de las interfaces cerebro-computadora (ICC) continúa. En la Universidad John Hopkins, los investigadores han implantado seis electrodos en el cerebro, tres en cada hemisferio, de un paciente parapléjico. Los electrodos capturan la actividad eléctrica del cerebro y envían los datos a través de una puerta de enlace externa (ver foto) a una computadora para su procesamiento.

En un informe publicado recientemente, muestran cómo la computadora puede convertir la actividad eléctrica del cerebro en un comando para controlar dos brazos robóticos (vea el video).

Paciente con una lesión de la médula espinal  conectado C6 a una computadora. Crédito de la imagen: Universidad John Hopkins

¿Es la computadora capaz de «leer» la mente del paciente? ¡De ningún modo! Lo que realmente sucede es que el paciente se sometió a un largo proceso de entrenamiento para aprender a generar señales eléctricas que puedan ser interpretadas de manera correcta por la computadora. El paciente estaba sentado frente a una pantalla de computadora que mostraba brazos robóticos simulados y tuvo que aprender a moverlos pensando en “algo”. Por supuesto, se le pidió que pensara en «mover el brazo hacia la derecha» y los investigadores trataron de aislar algún patrón específico que pudiera ser utilizado por la computadora como comando para mover el brazo robótico hacia la derecha. Sin embargo, no necesariamente la persona tuvo que pensar en tal oración. Pudo haber pensado en la frase “las violetas son azules” y pretendió que la actividad eléctrica generada se utilizaría para mover el brazo robótico hacia la derecha. Desde el punto de vista de la computadora, era exactamente lo mismo. El entrenamiento del paciente era necesario para que aprendiera a pensar en algo que la computadora pudiera reconocer fácilmente. Al mirar el brazo robótico virtual en la pantalla y ver el movimiento resultante mientras pensaba algo con el tiempo, aprendió qué pensar para obtener el resultado deseado.

Como puede ver, estamos bastante lejos de tener una computadora leyendo nuestra mente. Es más al revés: la persona tiene que aprender lo que la computadora puede entender y «pensar» en consecuencia.

Sin embargo, el resultado mostrado es impresionante. Esa persona pudo controlar 2 brazos robóticos y hacer que cortaran algo de comida y se llevaran un bocado a la boca. Esto requiere la coordinación de un conjunto de movimientos bastante complejo, algo que hubiera sido imposible hace apenas dos años. Es un gran avance en el procesamiento de señales, no en inteligencia artificial.

Si te preguntas por los seis electrodos implantados, bueno, según los investigadores han podido encontrar un material que es seguro, no genera inflamación y puede seguir funcionando durante cinco años, nuevamente, un avance significativo. Algunos electrodos se implantan para captar la actividad eléctrica (se colocan en la corteza motora), otros se colocan en el área sensorial del cerebro y envían pulsos, basados ​​en el movimiento del brazo robótico para estimular una sensación, facilitando así la paciente para tener una «sensación» de cómo sus pensamientos están afectando al robot (por ejemplo, cómo se mueve el brazo robótico). Esto parece acelerar el proceso de formación. Una vez más, observe cómo es el paciente el que aprende a comunicarse con la computadora.
No estoy diciendo que en el lado de la computadora no haya aprendizaje alguno. El procesamiento de señales requiere un ajuste fino y este es un tipo de proceso de aprendizaje.

fuente de esta noticia

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *